Un menú de posibles compromisos para impulsar la participación de los jóvenes en los procesos políticos y cívicos

Por Olga Caballero, directora ejecutiva de Alma Cívica

Eventos como cumbres o foros internacionales son importantes porque reúnen a líderes y expertos de diferentes países y regiones facilitando el intercambio de ideas, enfoques y experiencias. Esto permite a los países aprender de las mejores prácticas de otros, identificar soluciones innovadoras y adoptar estrategias efectivas para fortalecer su democracia. Además, brindan oportunidades para establecer contactos y construir relaciones con otros líderes y expertos que pueden ser valiosas para colaboraciones futuras, el intercambio de conocimientos y la creación de alianzas que aborde desafíos comunes.

Compromiso y visibilidad internacional: Estos eventos proporcionan una plataforma para que los líderes de diferentes países expresen sus compromisos y acciones concretas, no solo refuerza su compromiso internacional con los valores democráticos, sino que también mejora su visibilidad en la escena global.

Y si hablamos específicamente sobre DEMOCRACIA, este tipo de actividades brindan una oportunidad para discutir y establecer estándares democráticos compartidos. A través del diálogo y la cooperación, los países pueden definir principios fundamentales de la democracia y el buen gobierno, lo que contribuye a la estabilidad y la promoción de los derechos humanos. Y algo imprescindible tiene que ver con la rendición de cuentas ya que, en estos eventos, los países pueden comprometerse públicamente con medidas concretas y luego ser evaluados por sus pares y la comunidad internacional en función de su cumplimiento. Esto ayuda a garantizar que los compromisos no sean meramente retóricos, sino que se traduzcan en acciones tangibles.

La Cumbre por la Democracia: un encuadre de acuerdos y compromisos

En diciembre de 2021, el Gobierno de Estados Unidos llevó a cabo la primera Cumbre por la Democracia (Summit for Democracy, S4D), evento que reunió a líderes gubernamentales, de la sociedad civil y del sector privado donde acordaron y trabajaron un plan de acción conjunto para proteger y fortalecer la democracia y los derechos humanos en sus países. 

Si bien se hicieron declaraciones verbales y compromisos por escrito, son pocos los  líderes que presentaron políticas o reformas específicas a trabajar. Paraguay, representado en ese entonces por el Presidente Mario Abdo Benítez, destacó compromisos y reformas para el país, delineando una hoja de ruta para la defensa de la democracia y los derechos humanos. 

Estos compromisos se resumen en estos 3 puntos:

  • Combatir la corrupción, el gobierno se comprometió a reforzar sus capacidades operativas contra la misma y crear un grupo de trabajo contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo. 
  • Defensa contra el autoritarismo, el gobierno se comprometió a fortalecer las instituciones democráticas, a reforzar las capacidades de control de la sociedad civil fomentando la transparencia activa, y a crear un comité interinstitucional de inversiones extranjeras. 
  • Promoción de los derechos humanos, el gobierno se comprometió a reforzar su capacidad para proteger los derechos de las comunidades indígenas, combatir el trabajo infantil y el trabajo forzoso.

Estos compromisos pueden ser monitoreados buscando a Paraguay a través del Portal de Noticias y Recursos de la Cumbre por la Democracia proveído por International IDEA.


En marzo de 2023, tuvo lugar la segunda Cumbre por la Democracia, coorganizada por Costa Rica, los Países Bajos, la República de Corea y la República de Zambia con el propósito de fortalecer la resiliencia democrática, demostrar cómo las democracias responden a los ciudadanos y resaltar su capacidad para enfrentar los desafíos globales urgentes. Más de 70 gobiernos y autoridades respaldaron la Declaración de la Cumbre por la Democracia con el deseo compartido de promover paz, prosperidad y dignidad humana, reafirmando sus compromisos de proteger los derechos humanos, la libertad de medios y el Estado de derecho, abordar la corrupción, apoyar elecciones libres, entre otros, la misma se mantiene abierta para la adhesión en este momento.

En este contexto de renovación democrática a nivel global y con el objetivo de acompañar con acciones surgen las Cohortes de Democracia, coaliciones compuestas por líderes gubernamentales de diferentes países, organismos bilaterales y organizaciones de la sociedad civil. Una de ellas es la Cohorte sobre Participación Política y Cívica de los Jóvenes que se estableció para tomar medidas significativas hacia la implementación de los compromisos de la Cumbre por la Democracia sobre la participación política y cívica de los jóvenes a través de recursos, experiencia, investigaciones, actividades y logros. Es así que nace la Youth Democracy Cohort (YDC).

En el marco de la YDC, se generó un menú de 33 posibles compromisos, que se presentan como un conjunto de opciones políticas para que los gobiernos, participantes en la Cumbre para la Democracia, así como otros gobiernos o instituciones internacionales interesados, escojan entre ellas y las adopten como compromisos, reformas e iniciativas para mejorar los derechos y la participación de los jóvenes en sus contextos nacionales.

Dentro de esta iniciativa transformadora, Alma Cívica se sumó a la Cohorte de Democracia Juvenil en 2023, dando vida al proyecto «Conquista Joven», con el apoyo de la European Partnership for Democracy (EPD), impulsado por la Unión Europea (UE). Como organización nos hemos comprometido activamente a velar por estos compromisos, creación, debate y reflexión sobre estos temas. Hablaremos de esto más adelante.

¿Por qué creemos que es importante hablar de juventudes, participación y democracia?

Las juventudes son el presente y el futuro de la democracia para el mundo. Aproximadamente el 52% de la población mundial tiene menos de 30 años. Por lo tanto, involucrarlos en el diálogo, las acciones y la toma de decisiones de todas las cohortes, que continúan más allá de la Segunda Cumbre, contribuye a la diversidad y la creación de ideas innovadoras.

En el contexto actual de Paraguay, caracterizado por un bono demográfico que resalta la presencia significativa de jóvenes en la población y una serie de desafíos en la democracia en cuanto a corrupción, institucionalidad y la participación ciudadana, la creación y ejecución de la iniciativa Conquista Joven adquiere una relevancia crucial. 

La juventud paraguaya representa un recurso valioso y dinámico, capaz de impulsar el cambio y la innovación en la sociedad. Sin embargo, la falta de participación política efectiva y la desvinculación de la democracia han llevado a una brecha entre las aspiraciones y necesidades de los jóvenes y la toma de decisiones gubernamentales. 

Indagando con más profundidad nos encontramos con el reporte elaborado por Liliana Rocio Duarte “El estado de la democracia en Paraguay en el contexto de la Cumbre por la Democracia”, de International IDEA, donde resaltamos estos puntos que creemos importantes destacar:

  • La participación política de la juventud en Paraguay está definida por la Constitución Nacional y las leyes electorales del país. La Constitución establece que los ciudadanos paraguayos mayores de 18 años son electores y la inscripción en el Registro Cívico Permanente es automática desde 2012, permitiéndoles votar en elecciones nacionales y municipales. Sin embargo, para ser candidatos a cargos electivos, se requiere cumplir ciertas edades: 35 años para la Presidencia, 25 para Diputados, 30 para Gobernadores departamentales, y 18 para otros cargos electivos.

En la actualidad, los partidos políticos ofrecen espacios de participación para jóvenes, a través de secretarías y comisiones. Aunque pueden involucrarse en la práctica partidaria, las leyes limitan su participación directa en votaciones y postulaciones hasta los 18 años. Organizaciones estudiantiles, como la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (FENAES) y el Movimiento “UNA no te calles”, han sido semilleros para jóvenes que se adentran en la política, mostrando interés en cargos electivos.

Una encuesta reveló que el 81,3% cree en el potencial de la juventud para abordar los problemas del país. Sin embargo, existen barreras institucionales y socioeconómicas que dificultan su participación política. No hay políticas estatales que promuevan la participación juvenil en asuntos públicos o comunitarios. 

  • La falta de educación política de calidad se suma a las debilidades del sistema educativo, donde el promedio de años de estudio es de 9,6 años a nivel nacional, siendo más bajo en áreas rurales.
  • Para fomentar la participación juvenil, es fundamental que el gobierno paraguayo desarrolle políticas de juventud participativas. Estas políticas deben involucrar a organizaciones estudiantiles en su proceso de diseño, para legitimarlas. Además, es crucial que se implementen tanto a nivel nacional como municipal, considerando las necesidades específicas de cada comunidad. De esta manera, se podrán abordar las limitaciones actuales y empoderar a la juventud para contribuir activamente en la transformación del país.

No obstante, existen desafíos: Desconexión sustancial de la democracia y la juventud, ¿cómo ayudamos a empoderar e involucrar a más jóvenes?

La sensación de desconexión sustancial entre la democracia y la juventud en Paraguay puede atribuirse a diversas razones que interactúan entre sí. Una de estas principales razones podría ser la falta de inclusión y participación significativa de los jóvenes en los procesos políticos y decisionales del país que, a su vez, puede deberse a barreras legales que establecen edades mínimas para votar y postularse a cargos, lo que limita la influencia de los jóvenes en la toma de decisiones.

Otro factor relevante es la carencia de espacios efectivos para que los jóvenes expresen sus opiniones y preocupaciones en el ámbito político. La ausencia de políticas específicas dirigidas a promover la participación juvenil y la educación cívica adecuada podría también contribuir a que los jóvenes no se sientan empoderados ni motivados para involucrarse en la vida política del país.

Además, las diferencias generacionales y la percepción de que la política es un campo reservado para los adultos también pueden generar una desconexión. La falta de representación joven en los órganos de toma de decisiones y en los cargos públicos puede transmitir el mensaje de que la voz de los jóvenes no es valorada ni tomada en cuenta.

Las barreras socioeconómicas y la falta de acceso a oportunidades educativas y laborales también pueden contribuir a esta desconexión. Los jóvenes que enfrentan dificultades para acceder a la educación y el empleo pueden sentir que no tienen el tiempo ni los recursos para involucrarse en actividades políticas.

Y no menos importante, la percepción de que la política está plagada de corrupción y falta de transparencia también puede alejar a los jóvenes, más aún si no se logra ver a la política como una herramienta efectiva para generar cambios positivos en la sociedad, es menos probable que se sientan motivados a participar en ella.

Así también existen formas de participación política: Las nuevas formas de participación joven en la política han evolucionado significativamente con la llegada de las redes sociales y las tecnologías de la información. Estas formas de participación van más allá de los métodos tradicionales y permiten a los jóvenes involucrarse de manera activa en la esfera política, esta evolución refleja un cambio en las preferencias y comportamientos de la juventud en relación con la política. Es importante que, para garantizar una participación democrática inclusiva y efectiva,  los medios tradicionales de participación se adapten y abran espacio para estas nuevas formas de involucramiento.

Propuesta a trabajar: Un menú de posibilidades para fortalecer la participación cívica y política de las juventudes


Como mencioné más arriba, el Cohorte de Democracia y Juventud elaboró un modelo a través de un proceso consultivo en el que participaron organizaciones de apoyo a la democracia, representantes de la juventud y organizaciones centradas en la juventud de todos los continentes. Como tal, este Menú de Posibles Compromisos incluye compromisos relacionados con el contexto más amplio de los derechos humanos y la democracia.

Se han dividido en cinco grandes temas: 

1) Priorizar la voz de los jóvenes en la gobernabilidad 

2) Promover la participación de la juventud en el gobierno

3) Apoyar la libertad de expresión de los jóvenes

4) Fortalecer una cultura de participación política juvenil

5) Potenciar una cultura de derechos humanos entre los jóvenes

Bajo cada área temática de enfoque se proporcionan recomendaciones prácticas y específicas como opciones de política. Estos compromisos establecen vías claras que las naciones y las instituciones interesadas deben tomar para mejorar la participación de los jóvenes en los procesos cívicos y políticos. 

Estas 33 recomendaciones prácticas y específicas proporcionadas como un conjunto de opciones de políticas para los gobiernos participantes en la Cumbre por la Democracia de 2023, así como para otros gobiernos interesados o instituciones internacionales, está ahí para impulsar el compromiso cívico y político de los jóvenes a través de la priorización, facilitar y potenciar la participación cívica y política de los jóvenes.

La diversidad de áreas de enfoque refleja el estado actual del compromiso político y cívico de los jóvenes porque, lejos de ser un tema de nicho, la desvinculación de los jóvenes de la democracia es un problema transversal que afecta a todos los niveles de compromiso político y cívico.

En etapas posteriores, la Cohorte Democracia Juvenil planea realizar o apoyar acciones destinadas a promover estos posibles compromisos, abogar por su adopción y evaluar su implementación a nivel nacional o regional.

Podés conocer todos los compromisos en la página de la Youth Democracy Cohort tanto en español como en inglés.

Conquista Joven: un camino y una invitación

Desde Alma Cívica, como organización que está comprometida a la formación de ciudadanos éticos, talentosos y efectivos enfocados en el bien común y el fortalecimiento de la democracia, hemos encontrado la propuesta de estos compromisos como un puntapié guía para encaminar nuestros esfuerzos. Este año fuimos invitados a participar como miembros de la sociedad civil organizada  a diferentes espacios como el Foro de Coalición por la Democracia, celebrado en febrero en Bruselas, así también como participantes en la Segunda Cumbre por la Democracia en Costa Rica compartiendo en diferentes paneles y actividades

En este camino fuimos nutriendo nuestro camino de ideas y experiencias que nos llevan a presentar el proyecto Conquista Joven emerge como una respuesta estratégica y necesaria buscando empoderar a los jóvenes con el conocimiento y las habilidades necesarias para participar activamente en la política y abogar por sus derechos, este programa tiene el potencial de transformar no solo el panorama político, sino también la dirección futura de la sociedad paraguaya en su conjunto.

El proyecto apunta a desarrollar los siguientes resultados:

  1. Diagnóstico – Investigación: en conjunto con el Centro Interdisciplinario de Investigación Social (CIIS) estamos realizando un análisis  de los 33 posibles compromisos propuestos por el Cohorte en el contexto de Paraguay con el objetivo fundamental evaluar el progreso y la efectividad de las políticas y acciones tomadas hasta la fecha respecto a los mismos. La principal intención es brindar una visión transparente y objetiva de los avances y los desafíos que aún enfrentamos invitando también abiertamente a la sociedad a participar de forma activa en la discusión de estos resultados aportando opiniones y perspectivas promoviendo un diálogo constructivo entre los diferentes actores sociales y políticos, impulsando un ambiente de cooperación y colaboración que nos permita avanzar hacia un futuro con más participación juvenil en democracia.
  1. Ciclo “Juventud + Democracia”: Tiene el objetivo de difundir y profundizar el menú de posibles compromisos de la Youth Democracy Cohort fortaleciendo el empoderamiento de los jóvenes en su participación política y ciudadana al capacitarlos sobre liderazgo, política y democracia. El ciclo se compone de tres encuentros, cada uno diseñado para diferentes grupos de edad y objetivos específicos.
  1. Observatorio de Democracia + Juventudes: Buscará ser una plataforma interdisciplinaria que reúna a expertos, académicos, líderes juveniles y representantes de la sociedad civil para analizar, monitorear y promover la participación política de los jóvenes en la democracia. Las primeras actividades se basarán en difundir los resultados de la investigación inicial en diferentes formatos. El objetivo es abarcar una amplia gama de áreas relacionadas con la juventud, la democracia y la política, con el objetivo de fomentar una comprensión más profunda de los desafíos y oportunidades que enfrentan los jóvenes en su participación cívica y política. Esta plataforma servirá como un punto de encuentro para diversos actores, ofreciendo no solo un banco de datos sobre las temáticas compartidas, sino también un espacio para trabajar de manera colaborativa en distintos ámbitos utilizando recursos como podcast, una plataforma digital entre otras herramientas. Se busca que el mismo no sea exclusivamente de Alma Cívica sino de todos aquellos que busquen integrar este espacio con ganas de generar conocimiento, promover el cambio y fortalecer la participación política de los jóvenes en Paraguay. Su enfoque interdisciplinario y su capacidad para influir en políticas públicas podrían contribuir significativamente al desarrollo democrático y al empoderamiento de los jóvenes en la toma de decisiones.
  1. Academia para la Innovación en Políticas Juveniles y Democracia: Propuesta formativa de excelencia dedicada a la capacitación y entendimiento sobre, estado de derecho, democracia, participación ciudadana y políticas públicas con el afán de  proporcionar a jóvenes de todo el país una experiencia enriquecedora y transformadora que les permita comprender y participar activamente en los procesos políticos y sociales. Contaremos con un equipo de destacados expertos provenientes de diversas áreas, quienes compartirán sus conocimientos y perspectivas para brindar una visión integral y completa de los desafíos y oportunidades que enfrenta nuestra sociedad respecto a la participación juvenil y el fortalecimiento de la democracia. A través de conferencias magistrales, talleres interactivos y trabajos prácticos, los participantes podrán desarrollar habilidades y capacidades clave para convertirse en agentes de cambio en sus comunidades. La convocatoria se extenderá a jóvenes de distintos puntos del país, creando un ambiente inclusivo y diverso que refleje la riqueza cultural y social de Paraguay. Buscamos fomentar el intercambio de ideas y la colaboración entre los participantes, para que puedan aprender entre pares y generar soluciones innovadoras y creativas a los desafíos que enfrentamos. 
  1. Laboratorio de políticas públicas: Democracia + Participación: Tiene como enfoque central involucrar a jóvenes participantes de la academia de formación en un proceso de mentoría guiada por expertos. El espacio de colaboración y aprendizaje tiene como objetivo primordial impulsar a los jóvenes a contribuir activamente en la formulación y desarrollo de políticas públicas relacionadas con la democracia y la participación ciudadana. Dentro de este laboratorio, se propicia un entorno para que las juventudes no sólo adquieran conocimientos, sino también desarrollen habilidades prácticas y generen propuestas tangibles destinadas a enriquecer su propia participación tanto política como cívica y fortalecer el sistema democrático en el país. Lo concebimos como un terreno fértil para la gestación y experimentación de ideas y estrategias con el propósito de proponer proyectos de políticas públicas que hagan posible el camino institucional de este proceso, de esta manera, se aspira a mejorar la calidad de la gobernanza y la representación en la esfera gubernamental, alentando a su vez el espíritu emprendedor y la implicación sustancial de los jóvenes en la resolución efectiva de los desafíos que enfrentan en sus comunidades

Buscando también enfocarse en fomentar una cultura de participación activa y crítica en la política, trabajando en articulación con diferentes actores. El proyecto se puede llevar adelante gracias a la colaboración de la European Partnership for Democracy, y la Comisión de la Unión Europea, que desde un inicio han respaldado los compromisos de ambas cumbres para fortalecer la democracia en los diferentes países, no solo promoviendo los valores compartidos, sino contribuyendo a fortalecer las instituciones democráticas, promoviendo la rendición de cuentas y mejorando la gobernanza en diferentes etapas e instituciones.

En las próximas semanas estaremos compartiendo las maneras de participar ya que todo aquel que quiera trabajar por la democracia puede sumarse. No queremos inventar la rueda, queremos sumar y articular buscando potenciar lo más valioso que tiene nuestro país, las personas. Si participas en alguna organización o queres sumar ideas no dudes en contactarnos a través de nuestras diversas redes sociales.

Artículos relacionados

Concurso fotográfico busca revalorizar los espacios públicos
La democracia fortalecida en una RED