Formarse para servir: Liderazgos inician su camino hacia la intendencia

El camino de un liderazgo político conlleva una serie de desafíos y responsabilidades que exigen un profundo conocimiento de su entorno, así como la provisión de herramientas y habilidades de liderazgo y gestión efectiva, que permita que los mismos potencien sus capacidades y asuman el compromiso de ponerlo al servicio del bien común de sus comunidades. 

Con la Academia Táva Apo – Intendentes, más allá de la capacitación técnica de aquellos que tienen la intención de alcanzar la intendencia, buscamos impulsar un esfuerzo colectivo que fortalezca la democracia desde sus raíces, construyendo cimientos sólidos para que los liderazgos emergentes fomenten un gobierno transparente, inclusivo y eficaz en su gestión. Con estas reflexiones dimos inicio a la primera primera clase presencial donde participaron los liderazgos seleccionados al programa de formación. 

Durante el encuentro tuvieron la oportunidad de compartir sus talentos y de reflexionar sobre cómo pueden usarlos para generar impacto en sus comunidades. Como primer espacio, invitamos a Hugo Cáceres, director ejecutivo de Horizonte Positivo, quién a través de una charla inspiradora compartió sobre los Superpoderes que deberían tener los Liderazgos políticos o sociales, donde destacó tres puntos claves: la visión o perseverancia, la capacidad de articular, donde es clave aprender a manejar los egos y buscar distintos lugares y actores, pero con un propósito en común y por última, la fuerza del equipo. 

Además, otra herramienta que nos dejó se trata de un cuadrante que sirve a todo liderazgo político o social para identificar en dónde se ubica cada integrante de un equipo y cómo el éxito es una mezcla de eficacia y eficiencia entre lo que llamó: Vitamina P (Productor), Vitamina A (Administrador), Vitamina E (emprendedor), Vitamina I (Integrador). 

Luego, a través de la dinámica Fábrica de Políticos y en un espacio personal y de introspección, los participantes completaron su Proyecto VOS, en el que dedicaron mente y corazón para responder cuáles serán sus objetivos personales y profesionales, al momento que quieran candidatarse como intendentes. Otra de las herramientas compartidas fue una guía de los 5 consejos para una política pública simple que podrán utilizar para sus actividades futuras.

La segunda parte estuvo a cargo de Olga Caballero, directora ejecutiva de Alma Cívica, quien invitó a la reflexión colectiva con su charla sobre Valores y vocación de servicio. ¿Qué son los valores y cuáles son importantes para mi y debo ponerlos al servicio de mi comunidad?

Por otro lado, este espacio abordó la complejidad de los roles en el servicio público y la necesidad de comprender y respetar las funciones de cada actor y cómo este se relaciona con el equipo. «Necesitamos abrazar al servidor público para que se sienta apoyado y pueda cumplir su función», fue una de las frases que resaltó la importancia del compromiso personal con el servicio público y la comunidad, así como la necesidad de autoevaluarse constantemente para mantenerse fiel a los principios que uno lleva de bandera.  

Para finalizar, abordamos los desafíos del Liderazgo Político donde a través de una dinámica grupal, cada equipo representó a un candidato ficticio a la intendencia y planteó estrategias específicas relacionadas con la apatía ciudadana, la corrupción, la construcción de coaliciones y la promoción de una cultura cívica activa, que finalmente fue puesto en plenaria poniendo en práctica habilidades de oratoria y persuasión. 

Fue un espacio dinámico, donde también se llevó a la práctica el debate, el consenso, el trabajo en equipo y la escucha activa, todas estas cualidades indispensables para cualquier liderazgo político. 
De toda la jornada destacamos muy especialmente el entusiasmo de los participantes, que llegaron de 18 ciudades de todo el país con ganas de capacitarse para asumir el desafío que implica liderar una ciudad y nos quedamos con la frase de Marlene Orué: “El liderazgo tiene que ver con no estar cómodo. No te gusta la basura o el desagüe, entonces vos estás incómodo, querés hacer algo y eso implica tener mucha gente en contra pero hay que prepararse, animarse y ser valiente. Tal vez como dijo la pequeña Mafalda: ¿por qué esto no puedo cambiar?”

Artículos relacionados

La democracia fortalecida en una RED
El desafío de la función pública: convertir lo correcto en una práctica cotidiana