Fortalecer y resguardar la democracia con la energía juvenil

El Menú de Posibles Compromisos del Cohorte Democracia y Juventud, del cual Alma Cívica forma parte, menciona que el 50% de la población mundial tiene menos de 30 años. En Paraguay el 28,6% de la población es menor de 15 años y la mitad de la población paraguaya tiene 27 años, entonces podemos deducir que nuestra población es mayoritariamente joven (Instituto Nacional de Estadística, 2021). Sin embargo, en cuanto a la participación de los mismos en las instituciones políticas y los órganos de decisión es casi nula.  

A nivel regional mucho se habla sobre la falta de participación juvenil o interés hacia la política o los asuntos públicos, pero muy poco se analiza las principales razones por las cuales ocurre este fenómeno (y si en realidad ocurre). Por un lado, la mayoría de los paraguayos y habitantes de la región creen que la corrupción en la función pública está muy generalizada y en crecimiento. Además, aproximadamente uno de cada cuatro ciudadanos en América Latina dice que todos los políticos de su país están involucrados en la corrupción (Barómetro de las Américas, 2008-2021); estos datos denotan una insatisfacción, desconfianza y descontento hacia las instituciones del Estado de forma generalizada y, muy especialmente, en los jóvenes. 

Por otro lado, el adultocentrismo; IDEA Internacional, a través de su libro Participación de las juventudes en los partidos políticos, explica cómo los partidos políticos son frecuentemente dominados por una generación de hombres adultos, restringiendo a las juventudes la oportunidad de tomar decisiones en las políticas públicas o minimizando sus habilidades para cualquier cargo. 

Ante todo esto, nacen nuevas formas de participación política juvenil, que hacen evidente las ganas que tienen las juventudes de ocupar espacios de civismo, que va más allá de votaciones o partidos políticos (Rys Farthing, 2010) como activar en sus comunidades, en voluntariados o incluso en centros de estudiantes universitarios o de secundaria. Desacreditar la legitimidad de nuevas formas de participación política juvenil es otro modo de silenciar la voz de la juventud en la sociedad (Participación Política de la Juventud en Paraguay, David Riveros). 

Con este contexto, analizando a profundidad y buscando alternativas para esta nueva generación de jóvenes que está sedienta de espacios y con ideas que se triplican cuando encuentran tierra fértil en Alma Cívica brindamos espacios que promuevan su participación, plantando en ellos una semilla de interés, aprendizaje, experiencia y conocimientos y vayan haciendo el camino que les permita aportar ideas innovadoras para transformar el Paraguay.

Una de estas iniciativas fue la Jornada de Observación Electoral en donde, el pasado 30 de abril, más de 100 jóvenes de diferentes puntos del país tuvieron la oportunidad de vivir una experiencia única, como voluntarios observadores, donde el civismo, la participación y la democracia fueron su bandera. 

“Me siento muy feliz de poder compartir con ustedes el conocimiento y la experiencia electoral», fue una de las frases dichas por una joven voluntaria observadora de las elecciones generales 2023, durante el encuentro presencial post electoral y, para nosotros, conocer la experiencia de cada voluntario y las ideas que nacieron a partir de esto es de vital importancia porque nos permite seguir impulsando nuevos espacios, que tienen sus cimientos en escucharlos, escucharlos y escucharlos. 

Los jóvenes llegaron hasta la Capital del país provenientes de Ciudad del Este, San Lorenzo, Lambaré, Ñemby, Carapegua, Quiindy,  Minga Guasú, Paso Barreto y Capiatá y tuvieron la oportunidad de conectarse entre sí a través de una diversidad de perspectivas e ideas, donde entre risas, sueños y esperanzas se generó un ambiente dinámico y motivador. 

Entre las experiencias que compartieron podemos destacar la impotencia de los jóvenes al observar irregularidades o delitos electorales y presenciar de cerca la realidad de nuestro sistema electoral. Pero, también se sintieron comprometidos con el país y esperanzados al ver que hay otros jóvenes que asumen la responsabilidad de buscar espacios para aportar en la mejora de la democracia. 

Por otro lado, también compartimos con los jóvenes sobre la experiencia vivida y los resultados obtenidos de la plataforma de reportes El Avizor, que impulsamos junto con TEDIC, en donde a través de reportes ciudadanos, logramos registrar más de 140 reportes de fraudes electorales, delitos e irregularidades.

“Los jóvenes no solo pensamos en el futuro si no que arrancamos desde el presente…” escribía Raquel Brítez, observadora voluntaria, y como organización comprendemos que involucrar a las juventudes en política es una tarea desafiante, de aprendizaje recíproco que puede fortalecer y resguardar la democracia, si la promovemos desde ahora pensando que un futuro con una ciudadanía informada y consciente y porqué no con futuros líderes políticos éticos, talentos y efectivos para el Paraguay y comprometidos con el bien común. 

Estancarnos en el mito de la participación juvenil, quedarnos de brazos cruzados y solo mirar cómo circula la rueda por el mismo camino de siempre nos impide avanzar y desde Alma Cívica tenemos como misión derribar ese mito, abrir espacios, parar la rueda y escucharlos; tomar el camino de involucrarlos, despertar sus ideas y avivar ese deseo que todos ellos tienen: Construir un Paraguay con más oportunidades.

Artículos relacionados

La Observación Electoral Ciudadana y su impacto en la democracia
La organización Alma Cívica busca reconocer y premiar el voluntariado en Paraguay